Níquel

Entre todos los óxidos de níquel, la forma involucrada en la fusión cerámica es NiO, y también es la especie que suele comercializarse en cerámica. El óxido se vuelve inestable por encima de 1200ºC lo cual suele provocar manchas en los vidriados brillantes. 

Sobre todo se usa como modificador de los colores del cobalto y el cobre, pero como colorante es muy fuerte y se añade entre el 0,5% y el 7% a los esmaltes, aunque suele limitarse a un 3%.

Aporta coloraciones que van desde el gris bayeta a los verdes y verdes caqui. En esmaltes de calcio produce bronces. En esmaltes con zinc se obtienen azules metálicos y se llega hasta azul lavanda aumentando la proporción de zinc. Si el esmalte tiene mucho magnesio se obtienen verdes (algo de zinc ayuda). En esmaltes de litio se obtienen amarillos. Y en esmaltes con mucho sodio y combinado con cadmio se obtienen marrones.

En esmaltes con plomo produce grises, pero si hay mucho plomo o potasio produce rosas.

Por ejemplo, es útil para lograr, junto a otros colorantes, el negro: 2 partes de níquel, 5 de óxido de hierro rojo, 5 de cobalto, 2 de manganeso y 1 de cromo, que representan 15 partes por cada 100 de vidriado transparente.

La materia prima para obtener Níquel es el óxido de níquel.

Óxido de Níquel

NiO. Puede encontrarse en dos variedades de color, una verdosa grisácea y otra negra y la diferencia entre ambas depende de las trazas que acompañen al óxido, pero no tienen influencia en la coloración final del vidriado.

2 comentarios sobre “Níquel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: