Interfase

La interfase soporte/vidriado, es la zona de unión entre ambos que se origina a lo largo de la curva de calentamiento y es el resultado de la interacción química entre los componentes del soporte (bizcocho, con o sin engobe o pasta cruda) y del vidriado. Es, por tanto, una capa intermedia de composición diferente, originada durante la cocción y que une rígidamente a ambas partes. El espesor de esta capa oscila entre 5 y 40 μm. Su composición no es homogénea ya que varía según el eje soporte- vidriado.

Esta interfase es mucho más acusada en las pastas de alta temperatura que en las de baja, y tiene el efecto de modificar mucho más las características de los vidriados de alta temperatura que los de baja, ya que la pasta sobre la que aplicamos el vidriado cambia. De hecho, un mismo vidriado de alta temperatura, aplicado sobre dos pastas distintas, puede tener un aspecto muy diferente. 

Una insuficiente adherencia entre vidriado y soporte puede provocar la separación del vidriado, defecto conocido como desconchado.

Durante la cocción se produce un ataque químico mutuo entre el soporte y el vidriado. Durante este ataque parte de los componentes en contacto, tanto del vidriado (o engobe) como del soporte se funden y/o reaccionan entre sí, produciendo nuevos componentes. Durante el enfriamiento pueden aparecer cristales originados en el soporte y crecidos a través de la interfase, aunque también es posible el proceso inverso. En todas estas interacciones hay aportación de componentes de uno u otro.

En la formación de la interfase influye si el soporte es poroso o no, si está bizcochado o crudo. Sobre una pasta cruda, se desarrolla una mejor interfase. Dependiendo del grado de vitrificación (porosidad) de la pasta que compone el soporte, se facilitará más o menos la penetración del vidriado. Un mismo vidriado dará distintos resultados aplicado sobre una misma pasta bizcochada a diferentes temperaturas.

Si la curva de calentamiento es lenta y la meseta de la temperatura de cocción es larga, también se mejora la interfase.

El contenido del vidriado también influye, y cuantos más álcalis, plomo y boro tenga, la interfase será más fuerte. Cuanto menor sean la tensión superficial y la viscosidad del vidriado, la interfase será más homogénea y fuerte.

Los vidriados alcalinos de alta temperatura son los que realizan una interfase más fuerte, pero necesitan, que la pasta del soporte sea gres o porcelana, ya que estas pastas tienen una fase vítrea líquida abundante en alta temperatura. 

Si estamos en temperaturas más bajas, o si el vidriado no es alcalino, la interfase será más débil.

La interfase se produce porque los fundentes del vidriado en estado líquido disuelven componentes de la pasta del soporte (arcilla, cuarzo, cristobalita, CaO, MgO). El poder de disolución de los componentes del vidriado coincide con su capacidad de disminuir la viscosidad.

Los óxidos que aumentan el poder disolvente del vidriado son los alcalinos, plomo, bario y boro. En el lado contrario, los óxidos que disminuyen el poder disolvente del vidriado son alúmina, estaño, silicio y zirconio.

Un vidriado con gran poder disolvente puede destruir la decoración y los engobes bajo cubierta y, si queremos colorearlo, necesitaremos una cantidad mayor de colorantes y pigmentos. Además un vidriado muy disolvente producirá gran cantidad de burbujas (ya que la pasta desprende CO2 y oxígeno de la conversión del hierro).

3 comentarios sobre “Interfase

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: