Pastas de arcillas secundarias, terracotas, etc..

Las pastas más abundantes son las que tienen en su composición arcillas secundarias de composición muy variable, mezcladas con caolines. En cualquier región a la que vayamos es común encontrar arcillas secundarias locales que, tras ser lavadas, son la base de estas pastas.

La arcilla mimbre (que se utilizaba para revestir capazos de mimbre con arcillas), arcilla de Segovia, arcilla de Alcañiz, etc.. son algunos ejemplos de estas arcillas secundarias.

Este tipo de arcillas secundarias, intentando generalizar, suelen tener como componente principal filosilicatos llamados illita o moscovita que llevan potasio en su estructura química e incorporan impurezas de óxidos de hierro, aunque suele haber también muchos otros tipos de minerales arcillosos presentes.

La presencia de potasio, hace que estas arcillas secundarias sean más fundentes que las arcillas basadas en caolinita (lozas, gres y porcelanas), teniendo temperaturas de maduración que oscilan entre 950º y 1100ºC. Además suelen estar mezcladas de forma natural con depósitos de carbonato cálcico (entre un 10% y un 17%) que no actúa como fundente en ese rango de temperaturas, pero si como desgrasante, añadiendo resistencia a la cerámica obtenida y mejorando el proceso de secado.

Su merma o contracción de secado está entre 5% y 8%. No vitrifican, y mantienen una porosidad entre 12% y 14% aproximadamente. Tampoco son refractarias, pero si se les añade chamota pueden llegar a serlo. El grado de porosidad de estas pastas hace que los vidriados se agarren muy bien en caso de utilizarlos.

La presencia de impurezas de hierro hace que sean rojizas tras la cocción, y si tienen calcio ese color se torna más anaranjado o amarillento. Pero también se pueden encontrar pastas de este tipo de color blanco (ricas en caolín) o negro (ricas en manganeso).

Siempre son muy plásticas y se utilizan mucho en alfarería (ladrillos, tejas, torno,…). Siempre se añade cuarzo en su composición y suelen mezclarse con chamota si se van a modelar o tornear en gran formato.

Por poner un ejemplo, una posible formulación de una pasta roja de baja temperatura podría ser:

60% arcilla roja + 30% caolín + 10% sílice,  o bien 85% arcilla roja + 15% arcilla refractaria.

Algunas pastas muy conocidas de este tipo son:

Terracota y pastas rojas: Son pastas rojas ferruginosas tras la cocción. La terracota en crudo tiene color gris azulado. Las pastas rojas en crudo son rojas. Muy plásticas, utilizadas en alfarería y torno. Suelen llevar alrededor del 10% de calcio.

Pastas azules de baja temperatura: Son pastas rojas ferruginosas tras la cocción adquiere color amarillento. En crudo tienen color azulado. Alto contenido en cal (17%). Son muy plásticas.

Pastas blancas y de mayólica: Pastas blancas, calcáreas (17%), muy plásticas, preparadas para torno, prensa y modelado. Ideales para decoración con técnica mayólica.

Pasta negra de manganeso: De cocción más baja que el resto (950º-1020ºC), su color negro procede de la presencia de manganeso en su composición, junto al óxido de hierro.

Un comentario en “Pastas de arcillas secundarias, terracotas, etc..

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: