Engobes

Son suspensiones cuya función es crear una capa coloreada y con textura sobre el soporte conformado de pasta cerámica. El objetivo del engobe es cubrir el color de la pasta cerámica, por efectos puramente estéticos (colorear y texturizar) y/o porque buscamos evitar interacciones negativas entre el soporte y el vidriado que se aplique sobre el engobe.

Los engobes colorean y dan volumen, y siempre tienen un acabado mate (si queremos brillo habrá que aplicar un vidriado transparente sobre el engobe ya cocido). No impermeabilizan el soporte.

Si la pasta que hemos usado para modelar es blanca o de color claro, en los engobes se suele utilizar la misma pasta cerámica, y se le añaden fundentes y colorantes, utilizando agua como solvente con un defloculante. De esta forma nos aseguramos de que engobe y soporte tengan la misma dilatación térmica y merma, y haya así una integración perfecta entre ambos.

Si el soporte es una pasta roja o negra o de cualquier otro color fuerte, será necesario utilizar alguna pasta blanca para preparar la base de nuestro engobe, distinta a la pasta del soporte, para que el colorante adquiera el color que buscamos. Hay una serie de pastas base comerciales para engobes que suelen “llevarse bien” con las pastas rojas o negras y que podemos utilizar como base para crear nuestra paleta de engobes coloreados. En cualquier caso, la pasta blanca que usemos como base para los engobes debe tener el mismo coeficiente de contracción que la pasta usada para el soporte ya que en caso contrario soporte y engobe no quedarían adheridos.

También hay engobes en los que no se utilizan colorantes, y tan solo añaden texturas y/o el color de la arcilla usada en el engobe, que en este caso sería distinta a la utilizada en el soporte.

Los engobes se aplican sobre el soporte antes de la cocción, en estado de dureza de cuero, para que soporte y engobe tengan niveles similares de humedad. Si aplicamos el engobe sobre pastas secas, la contracción del engobe no será acompañada por el soporte (que ya se ha contraído) y se pueden producir grietas o malas uniones. Si a los engobes les añadimos suficiente cantidad de fundente o vidriado, será posible aplicarlos sobre el soporte seco, o sobre soportes con dilatación térmica distinta,  e incluso sobre una superficie bizcochada. 

Todos los engobes llevan fundentes. El fundente garantiza la unión entre engobe y soporte y además ayuda a que los colorantes muestren colores más limpios. Cuanto más fundente, el engobe tendrá un comportamiento más cercano a los vidriados, aunque siempre tendrá la textura terrosa de la arcilla que es su principal componente. Los engobes deben vitrificar lo más posible durante la cocción.

La suspensión del engobe puede ser más líquida o más pastosa dependiendo del resultado que queramos obtener. Los engobes también pueden modelarse sobre la superficie de la pasta si tienen la densidad y viscosidad adecuadas, o simplemente pueden aplicarse en forma de capa fina si son muy líquidos. 

Un engobe llevado hasta su temperatura de fusión es un vidriado. Por ello, en algunos casos empleamos para el engobe arcillas de baja temperatura y lo aplicamos sobre pastas de alta temperatura con el objeto de llevar el engobe hasta su fusión. El vidriado así obtenido es un poco especial debido a la proporción de sus elementos. Son los llamados vidriados de arcilla, entre los que se encuentran los tenmoku.

La suspensión de engobe debe prepararse preferentemente un día antes de su aplicación.

Terra Sigillata (abreviado en algunos textos como TS) es una expresión latina que significa «tierra sellada», referida a un característico tipo de cerámica romana de color rojo brillante. Se trata de un tipo especial de engobes ya que hay que  “seleccionar” las partículas de arcilla más pequeñas del engobe para que, en su aplicación sobre el soporte, rellenen los poros y se obtenga una superficie lisa, brillante y casi impermeable. Para obtener las partículas pequeñas, se deja decantar el engobe con consistencia líquida y bien defloculado, de forma que las partículas más grandes irán al fondo del recipiente, en la zona media quedarán las partículas coloidales en suspensión, y en la parte alta del recipiente tendremos agua casi pura. Seleccionando la suspensión de la zona media del recipiente obtendremos la Terra Sigillata.

Para hacer Terra Sigillata siempre se emplea la misma pasta con la que hemos modelado, al menos para dar la primera capa de engobe. En capas sucesivas podemos ir variando la pasta base de la TS.

Otra técnica muy habitual con engobes es el bruñido de su superficie. Si el bruñido se realiza sobre Terra Sigillata obtendremos superficies muy brillantes y lisas.

La “Pasta Egipcia” que es una pasta silícea compuesta por sales también puede usarse como engobe, dando como resultado un engobe con brillo ya que esta pasta se parece mucho al vidrio y se auto-esmalta. 

**Engalba es un término utilizado como sinónimo de engobe que puede encontrarse en alguna documentación. Engalba es también una técnica cerámica usada desde la antigüedad basada en la aplicación de un engobe blanco muy diluido, sobre el cual se pueden esgrafiar los motivos, así como aplicar un vidriado transparente en su superficie (en la cerámica del siglo II – I de la cerámica realizada en Empuries, se han encontrado piezas de engalba blanca).

Componentes de un engobe

Materias primas fundamentales

Si para hacer un engobe usamos la pasta que se ha usado para el soporte, las arcillas de la pasta de soporte serán los componentes plásticos y formadoras de red del engobe, y tendremos también el cuarzo u otras materias primas fundamentales formadoras de red en la misma proporción que se han añadido en la pasta del soporte..

En el caso de pastas de baja temperatura coloreadas, tendremos que elegir una pasta blanca distinta a la utilizada en el soporte para hacer el engobe. A nivel genérico, podemos utilizar una base hecha con 50% de arcilla plástica y 50% de caolín, o bien podemos elegir entre una «arcilla para engobes» que es una base blanca comercial especial para engobes de baja temperatura. Una tercera opción es comprar un engobe blanco comercial y utilizarlo como base de nuestro engobe (tener en cuenta que estos engobes comerciales ya llevan incorporado fundente adicional).

Si vamos a realizar Terra Sigillata, la base debe ser la misma pasta usada para el soporte para la primera capa, tenga o no color, pudiendo utilizar otras bases para capas adicionales, pero siempre utilizando pastas de similares coeficientes de contracción.

En cuanto a las materias primas fundamentales fundentes, con ellas logramos reducir la temperatura de maduración del engobe con respecto a la pasta de soporte sobre la que lo aplicamos.

Se trata de que el engobe tenga una proporción un poco mayor de fundente que el soporte para así facilitar la adherencia y la cohesión entre ambos.

El fundente adicional de los engobes normalmente se obtiene añadiendo un 10% de vidriado transparente en polvo, o bien de alguna frita basada en plomo-boro (por ejemplo  F31 es una frita frita basada en plomo y boro junto a silicatos bajos en alúmina). En engobes de alta temperatura se suele utilizar feldespato añadido para obtener ese 10% de fundentes.

Aunque hablamos de añadir un 10% de fundente en los engobes, esa cantidad puede variar dependiendo del tipo de engobe que queremos conseguir. Cuanto más fundente tenga un engobe, más cerca estará de ser un vidriado y de adquirir las propiedades de los vidriados. 

Los engobes, clasificados por la cantidad de fundente o vidriado que se les añade se denominan de la forma siguiente:

  • Barbotinas : es solo barro con agua. El término barbotina se suele emplear comúnmente para designar a las suspensiones de pasta utilizadas para pegar distintas partes modeladas y en dureza de cuero. En otros documentos cerámicos, el término barbotina se utiliza para designar tanto a coladas como a engobes.
  • Engobe propiamente dicho, no contiene más del 10% de fundente añadido, es simplemente barro con agua con una pequeña adición de fundente.
  • Esmaltinas, o engobes vitrificados, es un material intermedio entre un engobe y un vidriado. Se logra agregándole a un engobe entre un 30% y un 50% más de vidriado transparente o frita fundente.
  • Vidriado de arcilla, contiene un porcentaje de vidriado más elevado, desde el 50%. Ejemplo típico es el 50 % de cenizas y 50% de arcilla. Como su nombre indica, esta composición realmente ya no es un engobe sino un vidriado.

Materias primas secundarias

Son los colorantes del engobe. Pueden utilizarse óxidos colorantes o pigmentos o una mezcla de ambos, aunque también pueden utilizarse disoluciones de colorantes. Como la labor del engobe es decorativa, la adición de colorantes a una base de engobe blanco es lo más habitual, aunque también puede haber engobes sin colorantes. 

Se denominan engobes salados  a los engobes que utilizan para obtener coloraciones disoluciones salinas en lugar de óxidos colorantes o pigmentos.  Estas sales son hidrosolubles y al aplicarlas son absorbidas por el engobe base, pero durante el secado afloran a la superficie de forma impredecible. Algunas de las sales disueltas que se emplean son sulfato de hierro (añadir 6% para obtener color rojizo), sulfato de cobalto (añadir 6% para obtener color azul), bicromato potásico (añadir 20% para obtener verde amarillento), y permanganato potásico (añadir 20% para obtener color  violáceo-marrón)

Materias primas auxiliares

Agua: El solvente de los engobes es el agua. Los engobes pueden hacerse más o menos densos dependiendo del agua que se añada a la mezcla. Los engobes muy líquidos y aguados permiten aplicar una capa coloreada en forma de veladuras donde apenas se aprecia ningún volumen. Los engobes con densidad cremosa (consistencia de yogurt) permiten realizar coloreados con volumen.

Defloculantes: Un engobe siempre debe llevar un defloculante para que la suspensión de pasta en el agua tenga las partículas de arcilla bien distribuidas por todo el volumen. 

El defloculante es muy importante si se va a trabajar con Terra Sigillata. Para seleccionar las partículas extremadamente pequeñas del engobe se deflocula el engobe y se deposita en un recipiente alto, dejando que repose y decante durante un día. Pasado este tiempo se podrá apreciar en el recipiente la capa de arriba que es casi agua pura, la capa de abajo que contendrá las partículas grandes decantadas, y la zona central en la que se encuentran las partículas finas suspendidas en el agua (gracias al defloculante añadido). Con un tubo se aspira esta suspensión de partículas finas que es la Terra Sigillata. 

La principal característica de la Terra Sigillata es que da un precioso y natural brillo a las piezas sobre las que se aplica y además de un tacto suave y muy agradable, llegando a ser casi impermeables.

Aglutinantes: Los engobes permiten colorear la superficie modelada pero además pueden aportar ciertas texturas debido a su contenido de arcilla. Adicionalmente podemos añadir de forma opcional una serie de materias primas que incrementarán en diversas formas esta textura de los engobes. Por ejemplo, ilmenita, arena de rutilo, chamotas, e incluso bórax.

Por otro lado, hay determinadas técnicas en las que los engobes se aplican sobre soportes bizcochados (aunque lo normal es aplicarlos sobre soporte crudo en dureza de cuero). En estas técnicas, para que el engobe se adhiera al bizcocho, es necesario añadir algún aglutinante tipo goma para que dicha adherencia se produzca.

2 comentarios sobre “Engobes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: