Secado

Tanto en las pastas como en los vidriados, aunque hayamos realizado el secado a temperatura ambiente, siempre queda un porcentaje de agua libre (parte del agua añadida para obtener la suspensión) en las pastas que se eliminará progresivamente por evaporación en el horno, entre los 20ºC y los 150ºC. La ebullición del agua comienza a los 100ºC. Se trata de una reacción endotérmica y durante este proceso se produce una pérdida de peso.

Entre los 150ºC y los 250ºC se elimina el agua adsorbida, es decir las moléculas de agua que son retenidas por fuerzas físico-químicas a otros componentes de la pasta. Fundamentalmente hablamos del agua que se ha situado entre las capas de silicato de las arcillas. También en este rango de temperaturas se produce la descomposición de los hidratos de hierro, liberando también vapor de agua. Ambos fenómenos vuelven a producir pérdida de peso.

A los 220°C comienza a descomponerse la materia vegetal contenida en la arcilla (lo cual produce olor), aunque esta no se quema todavía. En los vidriados ocurre lo mismo.

A los 300ºC comienza a quemarse el carbón de la materia orgánica.

Durante este tramo de temperaturas, una pendiente en el horno de 100º/hora es lo más adecuado, aunque si tenemos piezas con paredes muy gruesas la pendiente debe ser menor y deberíamos bajar hasta 50º/hora. Cuanto más porosa sea la arcilla, más rápido perderá el agua. 

Un comentario en “Secado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: