Modelado

Una vez amasada, la arcilla es modelada manualmente o mediante diversas herramientas como el torno. El agua es utilizada para mantener la plasticidad de la arcilla durante el modelado, sin que aparezcan rajaduras. 

El modelado de la pasta cerámica cruda se suele retocar en la fase llamada “dureza de cuero”. Para alcanzar el estado de dureza de cuero, la pieza se deja al aire hasta que se seca y endurece lo suficiente. Las piezas que se encuentran así son muy quebradizas, por lo que deben ser manipuladas cuidadosamente. Durante el estado de dureza de cuero pueden aplicarse múltiples técnicas de acabado como son el bruñido, aplicación de engobes, hacer incisiones o retornear, pero no puede cambiarse la forma adquirida ya que la pieza ha perdido en gran parte su plasticidad. 

En la fase de modelado, nuestra obra puede realizarse por partes que se unen entre sí. Si la pasta está muy plástica, para añadir trozos de arcilla basta con presionar. Si queremos añadir partes o trozos en estado de dureza de cuero deberemos usar barbotina, reforzando las uniones con cordones de arcilla.

Modelar significa dar forma a un material blando, que en nuestro caso es la pasta cerámica. Podemos dar esa forma utilizando nuestras manos, utilizando distintas herramientas, o empleando moldes que son contenedores que en su interior tienen la forma deseada y que llenaremos con planchas de pasta (moldes por apretón) o con arcilla líquida (colada) para reproducir la forma deseada.

Excepto cuando utilizamos coladas para moldes, el resto de formas de modelado requieren que la arcilla se pueda manejar sin que tenga consistencia pegajosa. La consistencia pegajosa queda restringida a ocasiones en las que necesitamos unir piezas modeladas entre sí o cuando queremos obtener determinadas texturas de la superficie de la obra. Por tanto, la pasta debe estar plástica y blanda para poder deformarla con facilidad.

Una vez realizada la forma, la arcilla comienza a secarse y gradualmente se va haciendo más dura. En este cambio gradual hay un estado que se denomina «Estado de Dureza de Cuero» (por parecerse en dureza al cuero) en el que es muy habitual realizar retoques a la forma modelada. Al igual que el cuero se repuja, la arcilla en estado de dureza de cuero puede ser trabajada con facilidad para relieves e incisiones. Trabajando con torno siempre se realiza un primer modelado o torneado en el que obtenemos la forma utilizando arcilla blanda y plástica y un segundo retorneado cuando la pieza está en «Dureza de Cuero».

Dentro del estado de dureza de cuero podemos escoger distintas durezas de la arcilla que solo la experiencia nos permitirá manejar correctamente para aprender qué estado de dureza es el más adecuado para nuestra labor.

El modelado puede realizarse de forma que vayamos obteniendo una pieza hueca, o mejor dicho, una pieza en la que el grosor de la pasta sea lo suficientemente pequeño como para poder introducir nuestra obra en el horno sin temor a que se produzcan roturas durante la cocción. Los métodos de modelado denominados de pellizco, de churros y de planchas, y el modelado con torno son ejemplos de sistemas de modelado con los que obtenemos resultados ya preparados para introducir en el horno.

En otros casos, el modelado se realiza sobre una pella de pasta maciza, algo muy común en escultura. En estos casos el resultado obtenido no podrá ser introducido en el horno ya que la pieza se agrietaría o incluso podría llegar a sufrir explosiones. Una pieza modelada con arcilla en macizo puede ser cocida sólo si se realiza un vaciado previo de su interior, dejando paredes con un grosor válido para su cocción. Otra alternativa es utilizar la pieza maciza como modelo para realizar un molde sobre ella. El molde obtenido se utiliza para realizar una nueva pieza que ya será «hueca» y válida para ser cocida.

Como excepción, es interesante conocer que ciertas pastas refractarias son capaces de soportar, sin resquebrajarse durante la cocción, grandes grosores, de forma que se pueden llegar a cocer piezas macizas directamente. Ciertas esculturas cerámicas de Chillida están realizadas así.

A diferencia de otros materiales como la madera o la piedra en los que el modelado siempre es sustractivo, con la arcilla podemos modelar de forma aditiva y sustractiva.

Fuera de las técnicas industriales para modelar, podemos resumir los métodos de modelado de pastas cerámicas en las siguientes técnicas (que pueden combinarse entre sí para obtener una obra):

  • Modelado manual:
  • Modelado con Torno: Herramienta fundamental de alfarería para el modelado de figuras de desarrollo circular. En esencia se trata de un modelado por pellizcos realizado con la ayuda del torno.
  • Modelado con Moldes: Un molde necesita un patrón o modelo que es la pieza que queremos reproducir. Los moldes por apretón utilizan láminas o planchas. Los moldes por colada utilizan pastas líquidas.
  • Modelado con impresoras cerámicas 3D: Nuestros diseños gráficos se imprimen en impresoras 3D que utilizan churros o rollos realizados con una mezcla de pastas cerámicas y alcohol. En esencia, se trata de modelado con churros realizado con la ayuda de la impresora 3D.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: