Modelado con churros

En modelado, uno de los métodos más antiguos es el uso de churros, o macarrones, o rollos de un grosor variable (Coils en inglés). Estos cilindros se hacen presionando una porción de pasta contra la mesa usando los dedos extendidos y la palma de la mano.

Si bien los churros redondos son el recurso más utilizado también podemos hacer churros planos o triangulares. Tras hacer un churro redondo lo podemos aplanar con un rodillo, con una pala de madera o simplemente con la palma de la mano. Con los churros planos ganamos altura más rápido, al igual que las planchas son más apropiados para curvas horizontales (no para las curvas verticales), y tienen forma más definida evitando texturas en la superficie. Partiendo de un churro redondo podemos aplanar un lateral y obtendremos un churro triangular. Con ellos podemos apilar más fácilmente tiras por tener mayor superficie de contacto, las partes más gruesas pueden aplanarse o no y son muy útiles para reforzar esquinas y ángulos. Los churros triangulares dejan más texturas que los planos.

Si queremos realizar un recipiente, partiremos de una base, que podemos realizar con una espiral realizada con churros. A continuación se van añadiendo rollos superponiéndolos a la base.  Entre los churros o rollos que vayamos añadiendo debemos de poner barbotina para que actúe como elemento de unión o simplemente presionaremos bien con los dedos si la arcilla está en estado plástico.

A medida que vayamos avanzando, se debe hacer un cosido, con el dedo o cualquier palillo de modelar. Se hace descender pasta del rollo superior hasta el inmediatamente inferior, tratando de hacerlo de forma alternativa de manera que no coincidan las incisiones o bajadas de pasta. Este proceso de cosido entre rollos hay que realizarlo tanto por el interior de la obra como por fuera de la misma.

También podemos aprovechar la colocación de los churros para formar ciertas decoraciones, dejando visibles los churros sin realizar el cosido o aplanado de la superficie.

Las llamadas extrusoras son máquinas que permiten hacer churros con distintos perfiles presionando a la arcilla con un émbolo sobre una tapa intercambiable que tiene perforado el perfil que deseamos.

Hay extrusoras grandes de pared, otras de tamaño medio semejantes a las pistolas utilizadas para aplicar siliconas y pegamentos, y otras más pequeñas que son una especie de jeringuilla que se accionan con los dedos de una mano. Las extrusoras de tamaño medio y grande son capaces también de crear perfiles huecos (en forma de tubos huecos, o cuadradillos huecos, etc..).

Un comentario en “Modelado con churros

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: