Transferencia de diseños decorativos

Cuando se diseña una decoración, existe la posibilidad de realizar el diseño directamente sobre la pieza cerámica, ejerciendo así la espontaneidad creativa, pero lo más habitual es utilizar bocetos y dibujos hasta llegar al diseño final, ya sea utilizando papel y lápices, pinceles, etc.. o utilizando herramientas de diseño digitales en nuestro ordenador.

Para transferir el diseño a nuestra pieza cerámica, lo habitual es partir de un dibujo, a tamaño real, realizado sobre papel.

Las decoraciones (bajo cubierta, sobre cubierta y de tercer fuego) pueden aplicarse de forma directa sobre la pieza a decorar, y en este caso necesitaremos transferir nuestro diseño a la superficie de la pieza para poder proceder después a la coloración con las suspensiones decorativas.

También puede utilizarse un soporte intermedio en el que se realiza la decoración que posteriormente será transferida a la pieza (aplicación indirecta), y en este caso no necesitamos transferir el diseño ya que todo el proceso de coloreado se realiza sobre un soporte plano (papel de calca, plancha flexible de engobe/arcilla, etc .. ) y finalmente se transfiere la decoración ya realizada sobre la superficie de la pieza a decorar.

Existen diversas formas que permiten transferir un diseño a la superficie cerámica, siendo las más utilizadas el estarcido y el uso de papel carbón o papel de copia, este último utilizado para transferir diseños sobre superficies ya vitrificadas. Estos métodos de transferencia se pueden combinar con el uso de trepas y con el uso de reservas realizadas con distintos materiales.

Una forma de estarcido es utilizar plantillas o trepas de forma que aplicamos color sobre las zonas que no han sido cubiertas por las plantillas, y una extensión de esta forma de trabajo tapando zonas es el uso de reservas de distintos tipos.

Papel carbón

Con un papel carbón o papel de copia se puede realizar la transferencia del diseño de una forma sencilla. Se trata de los papeles de copia que transfieren una línea cuando se presiona sobre ellos con un lápiz y que también se utilizaban en las antiguas máquinas de escribir para obtener copias de lo tecleado.  El papel carbón es lo mejor para transferir decoraciones sobre superficies vidriadas (decoraciones de tercer fuego), pero no funciona bien sobre bizcocho, por la porosidad de la superficie, ni sobre cubierta ni sobre crudo, porque la superficie se deforma en ambos casos con la presión del lápiz para realizar la copia.

Estarcido

Por tanto, en decoraciones bajo cubierta sobre bizcocho, y en decoraciones sobre cubierta, la forma más utilizada para transferir un diseño es el estarcido, aunque también se puede utilizar esta forma de transferencia sobre superficies ya vidriadas en decoración de tercer fuego.

Para realizar el estarcido, lo mejor es realizar el dibujo (o la impresión de un diseño realizado con ordenador) sobre papel cebolla u otros tipos de papel semitransparentes, que puedan ser perforados sin problemas. 

Realizamos perforaciones sobre las líneas del diseño, con un alfiler u otro útil,  haciendo agujeros consecutivos sobre las líneas del diseño. Si queremos transferir el diseño sobre arcilla en dureza de cuero, lo mejor es realizar las perforaciones directamente sobre la plancha o el objeto de arcilla, de forma que obtendremos directamente la guía necesaria para realizar la decoración. 

Si la transferencia va a ser sobre bizcocho, sobre cubierta o sobre superficie vidriada, es mejor realizar las perforaciones desde el revés del papel (por eso conviene que sea semitransparente), de forma que las rebabas de los agujeros queden por la cara del dibujo. Aunque esta labor es tediosa, el papel perforado puede usarse múltiples veces. Se puede pasar una lija muy fina para eliminar las rebabas de los agujeros, pero esto es opcional.

Los agujeros se deben realizar con una aguja sin punta, ya que así se logra que la rotura del papel (el agujerito) sea amplia y no se cierre después de muy pocos usos. Debajo del papel (al que hemos dado la vuelta) que vamos a perforar, debemos poner una hoja de papel normal, y debajo de éste algún material flexible, como una lámina de «goma eva». Incluso, debajo de la «goma eva» puede ponerse una goma espuma densa.

Con un carboncillo, o mejor con una muñequilla impregnada en polvo de carbón o polvo de grafito,  pasamos sobre los agujeros de forma que se quedará la marca de los puntitos en la pieza. Conviene estarcir desde el centro del dibujo hacia los bordes para evitar que el papel perforado se mueva.

Sobre bizcocho, podemos usar después un lápiz para unir los puntitos y así obtendremos un calco de nuestro diseño dibujado sobre nuestra pieza. Sobre cubierta no conviene dibujar con lápiz para no alterar el vidriado crudo y podremos pasar a realizar el dibujo usando directamente un pincel con los óxidos o pigmentos. 

Sobre superficie vidriada el lápiz apenas funciona, por lo que podemos utilizar rotuladores para dibujar, o bien pasar a la decoración directamente con los vitrificables.

Estarcido con trepas

El estarcido con trepas consiste en hacer plantillas (también denominadas esténcil o trepas) donde dejamos hueco el dibujo que queremos transferir. Normalmente se hacen las plantillas en papel encerado. Se pone la trepa sobre la pieza y se aplica la suspensión decorativa con pinceleta. Es importante que la suspensión  tenga la densidad adecuada para que no penetre por debajo de la trepa y emborrone el dibujo.

Reservas

En la aplicación de cualquier tipo de decoración siempre se pueden utilizar reservas, es decir, podemos tapar determinadas zonas de nuestra obra para que el elemento decorativo que estemos aplicando no cubra la zona tapada por la reserva. Con las reservas se pueden crear motivos geométricos como líneas, círculos, curvas, o motivos figurativos como hojas, animales, escribir textos, etc ..

Dependiendo del dibujo que queramos hacer en nuestra pieza es importante que escojamos bien el material con el que vamos a realizar la reserva.

Las reservas para las suspensiones decorativas se pueden hacer con diversos materiales:

Reservas con cera (sobre bizcocho o sobre vidriado): Se trata de ocultar zonas de una pieza mediante cera derretida. En esas zonas reservadas no llegará el esmalte decorativo a la arcilla, de forma que en el horno, la cera se quemará dejando visible lo que hubiese debajo, mientras que las zonas no reservadas aparecerán con la decoración que se haya hecho después de aplicar la cera. La preparación se realiza diluyendo la cera o parafina en aguarrás o esencia de trementina. La parafina funciona mejor cuando se quieren reservar zonas ya esmaltadas, por su mayor adherencia. Se prepara la mezcla y se derrite con calor muy suavemente. Sobre bizcocho se esboza el diseño a lápiz y se aplica la cera fundida a pincel. Una vez realizado el dibujo se decora. También hay ceras comerciales en el mercado en estado líquido, que no requieren ser calentadas.

A la cera o parafina se le pueden añadir óxidos. Al quemarse la cera en el horno, quedan solo los óxidos que habíamos mezclado con la cera.

Reservas de látex (en crudo, bizcocho y vidriado): El látex crea una capa plástica sobre la pieza que se puede quitar (tirando de él) una vez que hemos finalizado la decoración, ya que cuando seca se transforma en una especie de goma elástica.

Reservas con cinta adhesiva (para bizcocho y vidriado): Se pueden usar distintos tipos de cintas adhesivas con distintos grosores para realizar reservas. Las de plástico impermeable son las más utilizadas y pueden encontrarse en tiendas de cerámica. Tras realizar la decoración se retiran con facilidad.

Reservantes especiales comerciales: Podemos encontrar reservantes especiales comerciales en las tiendas especializadas en cerámica .

Reservas con lustres: Cuando se aplican lustres como decoración de tercer fuego, la mejor forma de trabajar es utilizar reservas. Si es posible, debemos hacer todo lo que pueda con la reserva para trabajar el menor tiempo posible con el lustre ya que así estaremos menos expuestos a los vapores tóxicos del lustre. Cualquier reserva, excepto las ceras, puede utilizarse con los lustres (látex, pintura blanca, cinta adhesiva, lacas, pegatinas, o reservantes especiales comerciales patentados para lustres). Hay reservas específicas para lustres resisten varias cocciones sin tener que limpiarlas y reemplazarlas cada vez, lo cual puede ser muy útil en la decoración con lustres.

Los reservantes especiales para lustres pueden aplicarse con el «batik pen». Estas reservas se retiran después de pasar por el tercer fuego, limpiando la superficie con jabón  sin usar abrasivos que rayen la superficie. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: